dimecres, 9 de juny de 2010

Taller de dramatización: Paco Tejedo

La revista La Rodalia en su sección "El personatge" ha sacado un artículos sobre Paco Tejedo, su vida profesional, su dedicación a la didáctica de la dramatización, la dirección del grup Katharsis de l'IES nº 2 de Cheste y su nueva vida profesional como narrador que queremos compartir con vosotros en estos tiempos de crisis.

‘La dramatización es una buena herramienta para enseñar a los jóvenes a disfrutar de la literatura’

El teatro ha formado parte de la vida de Francisco Tejedo durante toda su vida y ahora, después 33 años impartiendo clases de dramatización a jóvenes estudiantes, prepara ya su última representación: la obra ‘Orfeo busca desesperadamente a Eurídice’, que será estrenada en abril de 2011 en el Festival de Teatro Grecolatino de Sagunto.

Nacido en Nules en 1943, Paco recuerda que a los diez años ya estaba subido en un escenario en el colegio Salesianos de Burriana. Sus estudios le llevaron a la Universidad de Salamanca, donde se licenció en Filología Románica y tuvo la oportunidad de participar en el Aula Juan de la Enzina, bajo la dirección de Martín Recuerda, de quien dice que aprendió el arte de la adaptación de los clásicos al teatro.

Desde entonces, su vida ha estado vinculada a la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Cheste (Valencia), donde ha sido profesor de Lengua y Literatura tanto en Magisterio como en Primaria y Secundaria hasta su jubilación. En sus clases, el teatro siempre ha sido una lección fundamental. Junto con Tomás Motos, impulsó en la década de los 80 la asignatura de Dramatización, que hasta entonces no existía en los institutos.

Dedicábamos una hora a la semana a dramatizar cualquier texto. ¡A los alumnos era la clase que más les gustaba! Era una forma más práctica de acercar la literatura a los chavales, explica el profesor.
Otro momento importante en su trayectoria profesional fue cuando conoció a Manolo Carrascosa, músico y profesor también de la Laboral de Cheste y del instituto. Juntos iniciaron un proyecto educativo innovador, que consiste en combinar la dramatización de textos clásicos con música en directo.

Yo me encargo de versionar los textos clásicos y de adaptarlos al tiempo y lenguaje de los alumnos que lo van a representar, mientras que Manolo Carrascosa compone la música de cada escena, nos explica Paco.

Estas obras son representadas en el Festival de Teatro Grecolatino de Sagunto ante miles de alumnos de diversos centros de la comarca y alrededores, que se acercan a la literatura clásica al tiempo que se divierten. Los alumnos de sus clases son los propios actores y músicos, y cual profesionales ensayan con entusiasmo durante el año para que todo vaya bien. De esta manera, desde el año 2003, han interpretado obras clásicas tan importantes como ‘Prometeo encadenado’, ‘La asamblea de mujeres’, ‘La comedia de la olla’, ‘La Orestíada’, ‘Lisístrata’, ‘Las nubes’ y ‘El asno de oro’. A ésta última le tiene especial cariño porque Paco Tejedo ha realizado la primera versión dramática completa de este clásico de Apuleyo, una obra fundamental para entender la literatura picaresca.

Lo hice de manera especial porque era mi último año antes de jubilarme y la representamos también en Segóbriga.

Ahora acaba de terminar la de escribir la obra ‘Orfeo busca desesperadamente a Eurídice’, una versión humorística del mito de Orfeo, con pinceladas de literatura popular actual. La obra se estrenará en abril de 2011 en el Festival de Sagunto, aunque Paco asegura que le gustaría que tambén se pudiera representar en el Teatro Alcázar de Nules o en otras localidades de la comarca, como la Vall d’Uixó. Orfeo será para Paco Tejedo un punto y final de este ciclo dedicado a la dramatización.

Quiero dejar aparcado ahora el tema del teatro para poder dedicarme a otras facetas que me interesan, como dedicarme a trabajar en otro libro de relatos.

También decidió abandonar la literatura infantil tras la publicación en Perú de la obra ‘Había otra vez’, un libro de cuentos tradicionales versionados, donde los protagonistas pasaban a ser los personajes secundarios.

Fue una experiencia muy bonita, pero luego me costó mucho cambiar el chip y escribir otra vez para adultos, comenta.

Desde su jubilación, ha podido dedicar más tiempo a escribir, animándose a participar en diversos concursos y premios literarios de carácter estatal. Así, han sido publicados muchos de sus relatos y cuentos breves que han quedado ganadores o finalistas en estos concursos.

Aunque hay cerca de 3.000 premios literarios anuales en toda España, la verdad es que es muy difícil que un escritor pueda vivir de esto, asegura Paco. Sólo hay unos pocos premios que, si los ganas, sí te permiten vivir de ellos toda la vida, pero el resto son premios de menor cuantía en los que participa muchisima gente.

Yo sólo me presento a los que el premio conlleva publicación, porque es lo que realmente me importa, que luego mi trabajo sea leído.

Con la crisis, Tejedo reconoce que, aunque los concursos no han disminuido sus cuantías, sí ha aumentado el número de participantes de manera considerable. Por ejemplo, en el concurso literario de La Felguera se ha pasado en el último año de 700 a 1.500 participantes.

El pasado mes de noviembre de 2009, Paco Tejedo presentó su último libro (‘Qué hacer para morir asesinado’) en Nules, su localidad natal y donde vive su madre.

Elegí Nules para la presentación porque es mi pueblo y me apetecía hacerlo aquí. Además, desde el primer momento tanto el Ayuntamiento como la Caja Rural me pusieron todas las facilidades para hacerlo, comenta.