dimarts, 9 d’octubre de 2007

Pedagogia del oprimido para un teatro social

“Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo.
Por eso, aprendemos siempre”
Paulo Freire, 1987.

"El dominio de un nuevo lenguaje da a quien lo posee una manera nueva
de aprehender la realidad y de transmitir este conocimiento a otros”
El Teatro del Oprimido surgió en un contexto histórico y político, a finales de los 50 y principios de los 60, y fue desarrollado por Augusto Boal, en el C.T.O. (Centro do Teatro do Oprimido) Río de Janeiro-Brasil. Es un sistema de ejercicios, juegos y técnicas que se pueden realizar y aplicar a situaciones complejas y conflictivas de la realidad social, para abordar distintos problemas.

Por aquella misma época, Paulo Freire empezó a aplicar su influyente método de alfabetización. Hasta que en 1964, tras el golpe de estado contra el Presidente, Boal tuvo que exiliarse a Chile, donde continuó desarrollando su programa pedagógico y alcanzó reputación internacional.

Augusto Boal desarrolló los principios y métodos del Teatro del Oprimido a partir de una experiencia escénica que tuvo con campesinos peruanos en el marco de una campaña de alfabetización inspirada en la metodología de Paulo Freire: La Pedagogía del Oprimido. El método de alfabetización de Freire no tenía exclusivamente un propósito funcional, esto es, enseñar a leer y a escribir, sino que pretendía que los alumnos aprendieran a descifrar, intervenir y transformar el entorno que les rodeaba.

Como el método de Freire, el Teatro del Oprimido ayuda a los seres humanos a recuperar un lenguaje que ya poseen: aprendemos como vivir en la sociedad jugando al teatro. Ofrece a los participantes uno el método estético para analizar su pasado, en el contexto de su presente, y para poder inventar su futuro, sin esperar por él. Aprender como sentir, sintiendo; como pensar, pensando; como actuar, actuando. El Teatro del Oprimido es un ensayo para la realidad. Incita a la gente a actuar en la ficción del teatro para transformarse en protagonistas y sujetos activos de su propia vida.

La condición esencial para que el Teatro del Oprimido exista es que el espectador sea protagonista de la acción dramática para así prepararse a serlo de su propia vida, como un teatro esencial, en el que todos nos movemos y donde cada persona es un teatro en sí mismo. El Teatro del Oprimido ayuda a los hombres y a las mujeres a desarrollar lo que ya poseen dentro de sí mismos: el teatro.

Los métodos de Freire e Boal se fundan en la premisa de que todas las relaciones humanas deben ser de carácter dialógico: entre hombres y mujeres, entre razas, familias, grupos y naciones. El diálogo debiese siempre prevalecer. Cuando los diálogos se convierten en monólogos, se instaura la relación opresor–oprimido.
por Tânia Baraúna

TALLER Y CONFERENCIA “PEDAGOGÍA DEL OPRIMIDO EN EL TEATRO DEL OPRIMIDO” por Tânia Baraúna
Facultat de Ciències de l'Educació (Avda. Blasco Ibáñez núm. 30).
Miércoles 17 de Octubre a las 11.30 horas en el Sala Multimedia el Taller i la conferencia a las 13:00 horas en el Salón de Actos (entrada gratuita).

TALLER "Pedagogía del oprimido para un teatro social" por Tânia Baraúna
Facultat de Ciències de l'Educació de la U.V. (Avda. Blasco Ibáñez núm. 30)
Jueves 18 de Octubre a las 18.00 horas en la sala de Multimedia (asistencia gratuita para socios de AVEC, alumnos del postgrado Teatro en la Educación y profesionales interesados por el teatro en la educación. Confirmar asistencia en el correo electrónico: avecteatre(arroba)gmail.com