dilluns, 25 de febrer de 2008

Habilidades y evaluación de la creatividad dramática

Tomás Motos Teruel (Profesor Titular de Didáctica y Organización Escolar) Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación. Universidad de Valencia (España) Dirección postal: Avda. Blasco Ibéñez 30, 46010 Valencia, España Tef: 96 386 44 27 Ext. 64606 E-mail: Tomas.Motos@uv.es

Dramatización y creatividad expresiva son dos términos que en la literatura siempre aparecen relacionados. Existe un estado de consenso general en el sentido de que las actividades dramáticas desarrollan las habilidades creativas. Ya Torrance (1965) afirmaba que la dramatización en sus distintas formas puede sur útil para desplegar la fluidez y la intuición. Kariot (1970) constató experimentalmente que ciertas habilidades puestas en juego en la dramatización son las mismas que se manifiestan cuando se aplican los tests de creatividad de Torrance: flexibilidad, fluidez, originalidad y elaboración. Para Poveda (1973) los talleres de expresión dramática son un buen sistema motivador y proporcionan un clima creativo excelente. Díez, Mateos y Menchén (1980) sostienen que las dramatizaciones escolares son, posiblemente, la forma más completa de expresión creadora. Oberlé (1989) comprobó experimentalmente que los juegos dramáticos desarrollan la creatividad. Cervera (1991) describe específicamente cómo la expresión dramática desarrolla la creatividad en el currículum escolar. Motos (1993, 85) constató en un investigación con alumnado de Secundaria que las actividades dramáticas, favorecen la expresión oral y escrita, en el sentido de que desarrollan la fluidez, la elaboración, la implicación personal y el lenguaje metafórico. O'Neill (1995, 159) afirma que la "esencia natural del medio dramático es un acto de liberación de la imaginación". Navarro (2005, 484) concluye que la dramatización hace una triple aportación al currículum escolar "a) educación en valores y habilidades sociales; b) habilidades expresivas, creativas y comunicativas, en diferentes áreas; y c) habilidades artísticas".

1. Habilidades de expresión dramática. Basándonos en esta muestra de argumentos de autoridad podemos sostener que las habilidades dramáticas implican habilidades creativas. Hacer dramatización es poner a los participantes en situación de desplegar y practicar su potencialidad creativa. En los cuadros siguientes se relacionan las habilidades de creatividad expresiva dramática, para cada uno de los niveles educativos, y se agrupan en los grandes bloques en que se estructuran los contenidos del Teatro en la educación. Aunque en Arte dramático, y en expresión en general, hay que distinguir entre las competencias de ejecución y competencias de creación, no hemos hecho tal diferencia ya que la elaboración es uno de los indicadores clásicos de la creatividad y en los niveles educativos no deben separarse unas de otras.

Continuar leyendo Evaluación en el taller de teatro