dijous, 3 de gener de 2008

Carles Pons

Quien mueve el cuerpo mueve el corazón; quien mueve el corazón, mueve las emociones; quien es capaz de emocionarse y quien es capaz de emocionar ha encontrado la llave del misterio-milagro de la educación.

El músculo que no se ejercita se atrofia, por eso sabemos de gente que no se acuerda de reir.
Y lo mismo pasa con el cerebro: quien no repasa, renueva, despilfarra y juega con sus pensamientos, costumbres y conocimientos, fácilmente pierde la agilidad necesaria para entender un mundo en cambio permanente.

Además, y esto sí que es una gran pena, pierde el placer de crear, el gozo de vivir y el priviliegio de compartirlo. Así que, ¡Danzad, danzad, benditos!

Carles Pons (Maestro y actor)

Un mensaje y un deseo para el año 2008 que comienza pueden ser las reflexiones de Carles Pons quien trabajó duramente desde la escuela, el Centro de Prosores de Castellón y como actor profesional para divulgar la didáctica de la dramatización y de la expresión dramática en general.